Página Popular: Colombia y Venezuela pueden hacer historia

Fotografía: Presidencia Ecuador
Página Popular – Artículo sobre las implicaciones regionales de los acuerdos logrados entre Colombia y Venezuela

*Amauri Chamorro

América Latina vive un momento transcendente de su historia contemporánea. Este lunes 21 de septiembre los presidentes Maduro y Santos se reunen en Ecuador para tratar la crisis humanitaria en sus fronteras. El encuentro se da como resultado de una invitación de Celac y de Unasur, presididas pro tempore por Rafael Correa de Ecuador y Tabaré Vasquez de Uruguay, respectivamente, para que ambos presidentes dialoguen directamente para llegar a una solución que solo puede ser dada en conjunto. Santander y sus gobiernos traidores de la Patria Grande, tendrán que enfrentar cara a cara a los herederos de Bolívar. Llegó la hora de colocar las cartas sobre la mesa.

Este encuentro marca un hecho novedoso desde el punto de vista diplomático, ya que por primera vez la OEA no fue la tarima en donde se resolverán las diferencias. América Latina decidió durante la votación en el pleno que el problema debería ser resuelto en otra esfera. Y así se dio, Celac y Unasur han sido los espacios donde los mandatarios tendrán la posibilidad de llegar a un acuerdo.

En términos diplomáticos los EE.UU perdieron una vez más contra el progresismo de América Latina, ya que dichas instituciones, nacieron a partir de la iniciativa de integración del fallecido presidente Hugo Chávez, cuando vislumbró que para poder continuar el progresismo, América Latina y el Caribe deberían tener sus propios foros para decidir su integración sin la presencia, siempre dominante, de la diplomacia norteamericana.

Colombia, único país en América del Sur que jamás en su historia ha tenido un gobierno de izquierda, está totalmente alineado a las voluntades del norte, por eso optó por la OEA y de manera inesperada, se vio derrotada teniendo que enfrentar sola las verdades de la crisis fronteriza. Ahora no habrá cortina de humo, ni el apoyo estadounidense para que los gobiernos conservadores continúen siendo omisos a las miserables condiciones que viven los colombianos a lo largo de sus fronteras. El problema del desplazamiento de millones de personas debido a su conflicto interno, a la pobreza, al TLC y la corrupción secular de la derecha que dirige al país, ahora se desnudó a los ojos del mundo. Esa dura verdad, casi transformada en vergüenza, se nota en la cara de la Canciller colombiana Maria Angela Holguín.

Pese a todo el show mediático no pudo ser escondido por el sintomático “has de cuenta” de Santos, afirmando que el problema en la frontera es la devaluación de la moneda venezolana. La prensa colombiana intentó de todas las formas crear “factoides” para responsabilizar a la revolución bolivariana, pero 6 millones de desplazados colombianos en Venezuela no se pueden esconder detrás de los titulares de El Tiempo y RCN. El fracaso absoluto de 200 años de reinado conservador en Colombia comienza a ser evidenciado. La miseria humana ha ultrapasado sus fronteras territoriales.

Pero lo que importa es cómo ahora América Latina puede salir mucho más unida, soberana e independiente. El hecho de que dos gobiernos tan antagónicos en el manejo del destino de sus pueblos puedan llegar a un acuerdo sobre un problema que afecta toda América del Sur, sin la intermediación directa de los EEUU, ya marcará una nueva era. No hay que dejar de lado algunos hechos preocupantes como las 10 bases norteamericanas en Perú, la llegada de un Portaaviones nuclear con 3.500 marines a bordo, más las 7 bases en Colombia. Hay un ostensivo y amenazante presencia militar de los EEUU que intenta reequilibrar el terreno perdido en la batalla diplomática y política. Esperemos que el día de hoy deje más distantes las opciones de soluciones militares por medio de las comunes injerencias norteamericanas, y nos acerquemos cada vez más a la segunda y definitiva independencia del continente.

Fuente:  Página Popular